“PREOCUPA LA SALUD MENTAL DE LOS ADULTOS MAYORES” 

            La necesidad urgente de dedicar mayor atención a la prevención y atención primaria de la salud mental en los adultos mayores planteó el periodista y académico Raúl Rojas, en un nuevo taller organizado por la Municipalidad de San Carlos, dedicado a las personas de edad avanzada de la comuna. La conferencia la dictó en el anfiteatro del Centro Cultural. 

            En su intervención, indicó los múltiples peligros que acechan a los ancianos, debido al deterioro mental y físico: depresión, ansiedad, esquizofrenia, alzheimer y otros. Sostuvo que, si se consagrara mayores recursos a la prevención, muchos de ellos podrían evitarse. Precisó que la edad avanzada no tiene por qué significar obligatoriamente deterioro de las capacidades. Por un lado, cada persona debe llevar un buen estilo de vida y mantenerse activa. Por otro, se necesita mayor atención médica. Dijo que no se obtiene nada con anunciar un Plan Nacional de Salud Mental a cinco años plazo, tal como sucedió antes, si no se destinan recursos para implementarlo. A manera de ejemplo, precisó que en el sector público no hay más de 436 geriatras para un tramo etario que ya llega a más de 3 millones de personas. 

            El relator sostuvo que los ancianos viven una especie de resignación inevitable, en orden a que perderán la memoria o sufrirán otros trastornos. Pero todo esto se puede evitar o atenuar.  

            Recordó que la Organización Mundial de la Salud señala que la salud implica lo mental y lo físico. La mayoría de los trastornos fisiológicos en todo el mundo corresponde a motivos psicológicos. El 90% de las consultas de atención primaria obedece a razones psicosomáticas.  Los adultos mayores se sienten solos y desconcertados en un entorno que no les brinda seguridad, sino incertidumbre y que no les ofrece opciones para mantenerse bien. Quieren ver un médico más conversar y tener compañía que por enfermedades. Buscan alguien que los escuche, en una sociedad que rinde culto a la juventud y olvida a quienes ya completaron su ciclo, pero no están terminados. 

JUBILACIÓN 

            En su segunda charla, el expositor se refirió al desesperado afán de jubilar que muestran hoy muchos trabajadores chilenos, incluso cuando están iniciando su vida laboral.  Indicó que es legítimo aspirar al descanso, pero primero hay que ganarse el derecho a ello. 

            También afirmó que el retiro de la vida laboral y la consagración total al ocio, después de 30 o más años de trabajo, encierra peligros de desequilibrio físico y mental. El cuerpo y la mente se acostumbran a una jornada y, de pronto, se encuentran en un escenario en que no tienen nada que hacer. El individuo descubre prontamente que permanecer todo el día en su casa lo convierte en un ser inútil, sin destino, lo que implica riesgos de variadas enfermedades. Es por eso que se recomienda, si se opta por el retiro, prepararlo con tiempo, mediante la disminución del ritmo de actividades. Y, más importante todavía, es buscar caminos de salida para mantenerse activo. El jubilado no tiene por qué dejarlo todo atrás. Puede convertirse en un emprendedor, practicar un hobby, viajar, estudiar, convivir más socialmente, prestar servicios voluntarios, dedicarse a la enseñanza, escribir y a muchas otras actividades. La clave está en que se siente útil. 

            El profesor Raúl Rojas observó que, pese al bajo monto de muchas pensiones, un 30% de los hogares chilenos continúa dependiendo de los ingresos del jefe de familia, sin importar si está retirado o no. Dijo que éste es el mejor ejemplo de que los pensionados son más que útiles y no sirven sólo para mandarlos a comprar pan o encargarles diligencias menores. Todavía tienen mucho que aportar: “El jubilado o pensionado ya cumplió. Pero eso no significa de manera alguna el fin de su vida” 

NUEVAS CHARLAS 

            El ciclo de conferencias para “pasar agosto” continuará el próximo martes, a partir de las 14.30 horas, en la Corporación Cultural de San Carlos. El académico y relator se referirá a la depresión y trastornos de ansiedad en el adulto mayor. 

            En conversación con “Crónica Chillán”, reiteró su reconocimiento a Hugo Gebrie, alcalde de San Carlos, así como a la Dirección de Desarrollo Comunitario y a la encargada del Adulto Mayor, Claudia Quezada: “Una comuna que se preocupa de sus viejos es una comuna que demuestra profundo interés por el ser humano. En la capital de la provincia de Punilla no esperan el Mes del Adulto Mayor, que es en octubre, para programar actividades. Por el contrario, las impulsan durante todo el año. Ojalá las dos últimas conferencias cuenten con la misma convocatoria masiva que han tenido las anteriores. Son una oportunidad de encuentro y de adquirir conocimientos para un estilo de vida mejor”.

 

Agosto 2018.-