La activación de la pandemia a causa del COVID-19 ha conllevado a que el sistema de salud en Chile, en todas sus estructuras, diseñe estrategias de atención en beneficio de los usuarios para que estos no se expongan al contagio. Es por ello que el Ministerio de Salud dispuso la continuidad en la entrega de productos alimentarios.

“Para la entrega de los productos alimentarios existen requisitos como tener los controles médicos al día, o tener el Examen de Medicina Preventiva del Adulto Mayor (EMPAM) al día. Ahora no se pide eso”, explicó Marlenne Sepúlveda Bravo, nutricionista y jefe del programa.

El CESFAM Teresa Baldecchi, partiendo de la instrucción ministerial de la necesidad de proteger a los grupos vulnerables ante la enfermedad altamente contagiosa, decidió como táctica entregar leches, bebidas lácteas, sopas y cremas a domicilio priorizando a los adultos mayores de 75 años de edad. 

Sepúlveda dijo que de acuerdo con las estadísticas, en el mes de mayo se entregaron 688 kilos de productos a 172 personas de las cuales, el 68%, fueron adultos mayores de 75 años de edad. Al término de dos meses se estima llegar a 1.291 adultos mayores y otras personas de riesgo de diferentes grupos etarios. 

En el registro de Programas Alimentarios del CESFAM Teresa Baldecchi, según el censo del mes de mayo de 2020, hay poco más de 80 mujeres embarazas que según su condición y criterio nutricional, reciben de 1 a 3 kilos de leche mensual. También han sido beneficiados ocho niños prematuros extremos (nacidos con 32 semanas de gestación o menos tiempo o con un peso igual o menor a 1,5 kilos). En el subprograma de alergia a la proteína de la leche de vaca (APLV), dos niños, uno de ellos del CECOSF Valle Hondo, son beneficiados con productos específicos. En ambos casos han recibido leche para tres meses y no mes a mes con lo que se reduce el riesgo a salir de casa y exponerse al contagio.

Asimismo, los niños de 1 año 6 meses de edad, que suman 204 en el CESFAM Teresa Baldecchi, han recibido leche Purita Fortificada y Mi Sopita. Tanto los menores de 6 meses de edad (que ascienden a 40) y otro grupo de 379 niños cuyas edades oscilan entre los 18 meses y los 5 años, también fueron beneficiados con la entrega de productos. Un total de 32 niños desnutridos o con riesgo a desnutrir también recibieron leches y sopas.

Las personas puedan solicitar el envío a domicilio de los productos de adultos mayores y personas de riesgo, a través de los  números fijos (42)2533407 y (42)2533471 de la Oficina de Informaciones, Reclamos y Sugerencias o el móvil +56 9 58871748. Este último está disponible también con la plataforma WhatsApp en horario de 9 a 13 horas y de 14 a 17 horas. Las peticiones realizadas por teléfono están siendo coordinadas para ser entregadas durante la semana de la solicitud tanto para quienes estén al día con el beneficio como los que registren retraso en el retiro de alimentos.

Con seguridad

Carla Rebolledo es técnico en enfermería y encargada de llevar los alimentos a casa de los adultos mayores. Contó que han llegado a sitios alejados de la comuna, pidiendo indicaciones y orientación de lugareños y cuando han encontrado la casa, las personas han rechazado el producto.

“La señora me dijo que no recibía la leche porque no se quería exponer (al virus). Le expliqué que contaba con todas las medidas de seguridad y protección y que además estaba saludable por lo que no debía tener temor de contagio. Igual no recibió la leche y no me quedó otra que retirarme del lugar. Ese viaje pudo haber servido para entregarle leche y alimentos a otra persona que lo necesitara”, dijo Rebolledo.

Pero las experiencias de agradecimiento son mayores y así lo han demostrado aquellos a quienes llega el plan de alimentos a domicilio.

“Me ha tocado gente muy amable. En Buli Estación, al final, una persona que vive sola, fue muy agradecido de que le haya llevado su alimentación. Esas cosas se valoran y vale la pena trabajar para aquellos que valoran el trabajo que se hace”, agregó.

Julio 2020.-

Programas Alimentarios entrega leches, bebidas lácteas, cremas y sopas a domicilio a los adultos mayores de 75 años de edad

para evitar que salgan a lugares públicos y se expongan al contagio

Entrega de leches y sopas para niños y adultos en la Unidad del “programa alimentarios”

del CESFAM Teresa Baldecchi.