(Unidad de Difusión CESFAM Teresa Baldecchi)

El Programa de Atención al Paciente Postrado con Dependencia Severa no ha restringido los cuidados a quienes permanecen inmóviles en sus camas por algún motivo. A causa de la contingencia, producto de la pandemia por COVID-19, las labores de asistencia médica integral a estos usuarios han sido ajustadas al momento que enfrenta la sociedad y nunca han sido paralizadas.

Andrea Figueroa, jefe del programa y funcionaria de esta unidad durante nueve años, señaló que de acuerdo con registros del programa, desde marzo, cuando fue activada la pandemia en el país, a la fecha, se han hecho 1.009 atenciones a 205 pacientes con dependencia severa del CESFAM Teresa Baldecchi como en el CECOSF Valle Hondo

Gracias al aporte progresivo de la Ilustre Municipalidad de San Carlos, ha sido posible que actualmente el programa cuente con dos médicos de cabecera que cubren turnos cada dos semanas y enfermeras que hacen procedimientos relacionados con cambios de sondas, inyectables, curaciones avanzadas y tratamientos endovenosos. Asimismo se dispone de técnicos en enfermería de nivel superior que entre otras labores, hacen blanqueos de presión, lavado de oídos y control de signos vitales. Semanalmente una fonoaudióloga dispone de horas para atender a los postrados mientras que una kinesióloga hace evaluaciones respiratorias y motoras, aspiración de secreciones y ejercitación de los pacientes. También hay un nutricionista que hace valoraciones a los pacientes e indica pautas de alimentación, según el caso.

“Desde siempre hemos tenido capacitaciones estándares no solo para protegernos como funcionarios sino para darle un mejor calidad de atención a los pacientes postrados. Y ese cuidado es mayo aún en estos tiempos de pandemia”, explicó Figueroa.

La prevención es norma de riguroso cumplimiento.

“Tomando todas las medidas preventivas no tendríamos por qué tener problemas y parar nuestras atenciones. Estos pacientes son los que más necesitan de nuestro apoyo, sobre todo en estos momentos”, aseguró Estrella Fuentes, coordinadora subrogante del programa.

Los cuidadores de los pacientes con dependencia severa, reciben del equipo de Programa de Atención al Paciente Postrado, orientación y educación sobre cómo atender al enfermo con el propósito de garantizar su calidad de vida.

Los encargados de los postrados pueden solicitar, de manera presencial en el CESFAM Teresa Baldecchi, insumos de curaciones como gasas, apósitos, sueros y telas para favorecer al paciente y que esté en buenas condiciones cuando reciba el tratamiento de los profesionales de la salud. Previamente los procedimientos son instruidos por el equipo médico asistencial de manera que los cuidadores tengan una técnica aséptica al momento de hacer las curaciones.

Quienes se encargan de los pacientes, pueden solicitar atención en el referido centro de salud familiar, suministrado nombre y número del rol único nacional (RUN), dirección y número de teléfono y los funcionarios administrativos establecerán comunicación para precisar día y hora de atención. También llamando al número telefónico (42)2533434 para hacer sus requerimientos en horario de 8 a 13 horas y de 14 a 17 horas de lunes a jueves y los viernes de 8 a 13 horas y de las 14 a 16 horas.

Apoyo en momentos difíciles

Al activarse la pandemia en el país, los cuidadores de pacientes postrados mostraron  algo de resistencia para aceptar y permitir el ingreso del personal de salud a sus casas por temor a un contagio. Pero con el paso del tiempo, el acceso a información sobre el virus y conocimiento de los implementos de bioseguridad así como el uso de equipos de protección personal (EPP), facilitó las labores del equipo que integra el programa de Atención al Paciente Postrado.

La compenetración entre pacientes, sus cuidadores y los funcionarios del programa, es inevitable debido al tiempo que pasan juntos y la frecuencia de la asistencia médica.

“He ido a hacer una visita de atención y me he encontrado con que el paciente está agonizando, está en sus últimos minutos. El apoyo también es con los cuidadores, es un lazo que se va creando en las atenciones que se hacen. La mayoría de las cuidadoras la pasan solas, no tienen con quién hablar. Ellos nos ven como lo más cercano que tienen, como un apoyo psicológico”, contó Figueroa.

La atención humanizada es posible según la enfermera Fuentes.

“Pasamos a ser un miembro más de la familia. A veces les hemos ayudado a tener un buen morir a los pacientes y eso es reconfortante. Es bueno aportar no solo en la parte física sino en la espiritual. Como enfermera he tratado de demostrar a mis pacientes que podemos hacer un cuidado más humanizado”, contó la enfermera Estrella Fuentes quien agregó que los reconocimientos recibidos son sinónimo del trabajo de calidad que están desempeñando.

 

Junio 2020.-

 

Los funcionarios del CESFAM Teresa Baldecchi, cuidan las normas de bioseguridad

para evitar contagios por COVID-19 y preparan material antes de salir a terreno

 

Uso de elementos de protección personal por parte funcionario del CESFAM Teresa Baldecchi

para la atención segura de usuarios(as) en domicilio