Más vale prevenir que lamentar:

A una semana del otoño recomendamos la limpieza oportuna de las estufas o cocinas a leña.

Año tras año aumentan las emergencias por inflamaciones de chimenea, debido a sobrecargas de combustible, falta de limpieza de los conductos y el uso de leña húmeda.

Con la llegada de temperaturas más bajas, son muchos los que van a hacer uso de las estufas a leña para contrarrestar el frio, siendo un hecho prioritario su correcto mantenimiento para un buen funcionamiento y así evitar accidentes o incendios.

Ante tal escenario, es importante recordar que: “Primero hay que hacer una limpieza de los cañones, por lo menos, una vez al año, porque no solamente es la leña, sino también el material que se acumula en los ductos, el cual también es inflamable y puede provocar una emergencia”, 

CALIDAD DEL AIRE

Otro de los aspectos a lo cual llamamos a prestarle mayor atención, son los métodos para encender el fuego en las estufas a leña, pues en muchos casos para prender la llama se utilizan residuos sólidos que se genera al interior de los hogares, lo cual constituye un error gravísimo por la contaminación ambiental que se genera.

Por ello, lo más importante es la limpieza de las estufas antes partir con la época invernal, lo cual incidirá directamente en la disminución de la contaminación y, con ello, una baja de periodos críticos en cuanto a la calidad del aire.

A ello se suma la importancia de utilizar leña seca, es decir, cuyo nivel de humedad debe estar por debajo el 25%, factor que también ayuda a la correcta mantención de las estufas.

LIMPIEZA DE DUCTOS

Por ello recomendamos ante todo una limpieza a los conductos de la estufa, hecho que no se debe postergar, porque de ello depende que no ocurran accidentes por el uso de este sistema de calefacción.

Igualmente recomendamos no guardar cosas en el entretecho que sean materiales combustibles, como cartones de cajas de huevos, colchones, ropas o periódicos, los cuales, ante un eventual recalentamiento de la estufa de combustión lenta, puede -por propagación- ser la causa de un incendio de grandes magnitudes.

Para encender las estufas con mayor prontitud y efectividad, se sugiere el uso de leña seca y mantener el tiraje bien abierto.

RECOMENDACIONES

En cuanto a emergencias al interior de los hogares, hemos observado que año tras año las inflamaciones de chimenea han aumentado, por la mala utilización y la no limpieza.

Ante este tipo de eventos debemos despejar el área frontal a la puerta de la estufa y, tratar, en lo posible y con mucho cuidado, quitar el material combustible que pueda tener la estufa.

Sugerimos acercarse al Cuerpo de Bomberos para recibir capacitación, o una mejor orientación ya que ellos cuentan con personal especializado para orientar de forma correcta en cuanto a la limpieza de los ductos de las estufas, y también respecto a cómo reaccionar ante una emergencia en el hogar.

 

DIRECCIÓN DE SEGURIDAD PÚBLICA

MUNICIPALIDAD DE SAN CARLOS

 

Marzo 12 de 2019.-